Defensa Del Deudor, S. C.

¡LO HEMOS LOGRADO! A partir de mañana, la cobranza ilegítima será un delito tipificado en el D.F.

La cobranza ilegítima ya es un delito tipificado en el Código Penal del DF

A partir de mañana, quien utilice medios ilícitos, engañe, hostigue o intimide para conseguir el pago de un adeudo será sancionado según el artículo 209 Bis que se adicionó al Código Penal para el Distrito Federal.
53e843ec0a7e1Prisión de seis meses a dos años y multa de 150 a 300 días de salario mínimo, se aplicará a quien con intención de requerir el pago de una deuda, ya sea propia del deudor o de quien funja como referencia o aval, utilice medios ilícitos, se valga del engaño, o efectúe actos de hostigamiento e intimidación.

 

Si bien, el cobro de cualquier deuda en estatus de morosidad, es un derecho de cualquier acreedor, ya sea un banco, tienda departamental, etcétera, la cobranza siempre debe manejarse bajo un estricto sistema de ética, respetando los derechos y la integridad emocional del deudor y de terceros.

Desafortunadamente, en el país, la cobranza llevada por despachos, se ha convertido en sinónimo de amenazas, insultos y agresiones en contra del deudor, y muchas veces de su familia, amistades y compañeros de trabajo. Precisamente ahí es donde se encuentra configurado el acto de ilegalidad por parte del cobrador, y el cual será castigado incluso con cárcel.

Así lo establece el Artículo 209 Bis que se adicionó al Código Penal para el Distrito Federal y que entrará en vigor a partir de este sábado.

El decreto publicado en la Gaceta Oficial especifica que las sancionescorrespondientes también aplicarán si, para tal efecto, se emplearon documentación, sellos falsos o se usurparon funciones públicas o de profesión.

En cuanto a la reparación del daño cometido, se atenderá lo dispuesto en el artículo 46 del código, que para tal efecto señala entre otros a los servidores públicos, dueños de empresas o encargados de negociaciones o establecimientos mercantiles de cualquier especie, además de sociedades o agrupaciones.

HABRÁ REGISTRO

Las personas que consideren que han sido vulneradas en sus derechos por parte de los despachos de cobranza, podrán presentar su queja vía electrónica en contra de la Entidad Financiera a través del Registro de Despachos de Cobranza (Redeco) que se está creando para ese fin en específico, o bien, personalmente o por escrito, en cualquiera de las delegaciones de la Condusef.

Para presentar una queja, se deberá proporcionar el nombre del deudor o de quien presenta la queja, o en caso de recibir llamadas para cobrarle la deuda de un desconocido, el nombre de la persona que buscan para poder iniciar el proceso.

Dado los cambios que se plantean, ahora al momento de recibir una llamada el despacho se deberá identificar plenamente y también informar el nombre de la entidad financiera que está realizando el cobro, así como dar el domicilio, número telefónico y el nombre de las personas responsables de la cobranza.

Antes de que concluya el año, se planea que estas empresas actúen bajo regulaciones más estrictas y serían las mismas instituciones bancarias las que las supervisen, de acuerdo con Mario Di Constanzo, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Éstos son algunos de los cambios que habrá en la regulación para este tipo de empresas:

No omitir información de la empresa. Los bancos que contraten a un despacho de cobranza deberán inscribir en el nuevo Registro de Despachos de Cobranza (Redeco) a las empresas que contraten. Este registro estará bajo la tutela de Condusef y deberá contar con nombre del despacho, nombre de los socios, domicilio, número de teléfono y nombres de las personas encargadas de la cobranza.

No más llamadas en la madrugada. Los bancos deberán supervisar las horas a las que se comunican con los clientes y estos horarios deberán ser hábiles de oficina.

No podrían utilizar números privados.

No más molestias a quien no debe el dinero. Las llamadas a personas que hayan sido registradas como referencia comercial o beneficiario de una cuenta estarían sujetas a sanción. Sólo se podrá cobrar a un tercer cuando éste sea obligado solidario o aval de un adeudo.

No podrían reincidir en las llamadas. El proceso de aclaración para aquellas personas que reciben llamadas y no son deudores deberá ser resuelto en un plazo máximo de 15 días.

Las multas y sanciones.

La multa por queja o reincidencia de llamadas por parte del despacho será desde 10 mil hasta 100 mil pesos, prisión de seis meses a dos años y/o la pérdida del contrato celebrado con el acreedor para la recuperación de su cartera vencida.

Escucha lo que nos dice Mario Di Costanzo, presidente de la CONDUSEF al respecto: Click aquí

¡La lucha sigue para que esto se extienda a todo el país!

Lo que hemos dicho para los distintos medios al respecto:

EXCELSIOR: Click aquí

EL ECONOMISTA: Click aquí

EL FINANCIERO: Clic aquí

HORA 21: Clic aquí

EL UNIVERSAL (audio): Clic aquí

EL UNIVERSAL: Clic aquí

RADIO FORMULA: Clic aquí

ACIR: Clic aquí

RECUERDA: No pecar de confiados. ¡Hay que pagar esas deudas! Pero de acuerdo a tu capacidad económica real.

Si bien parece ser que finalmente se podrá lograr una cobranza externa ética, también es un hecho que el acreedor (el Banco por ejemplo), podría iniciar un proceso judicial en contra del deudor para recuperar el dinero adeudado.

Lee: Clic aquí

Si tienes cualquier duda, llama a nuestras oficinas y con gusto podremos ayudarte a resolverla: (0155) 5594 5453 y 5594 5491

O bien, ingresa a nuestro sitio web, donde contamos con un foro de asesoría legal: www.defensadeldeudor.org

La Organización Nacional de la Defensa Del Deudor, S. C. y la Comision nacional para la Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros(CONDUSEF), queremos que sepas qué es lo que puedes hacer para acabar con tus deudas y cómo reconocer y evitar las estafas o engaños.

Recuerda: No estás sólo.

El famoso código de ética de cobranza… ¿Sirve de algo?

Imagen

¿Sabías que existe un «código de ética» el cual «regula» a los despachos de cobranza?

CÓDIGO DE ÉTICA 

DE LAS OBLIGACIONES PARA CON LOS 
DEUDORES Y PÚBLICO EN GENERAL 

ARTÍCULO  PRIMERO.­ Identificarse  plenamente al  momento de
realizar la  cobranza, o bien, al  corroborar u  obtener información  sobre la
localización  del  deudor.  No se realizará requerimiento de  pago con
menores de edad o personas de la tercera edad.

ARTÍCULO SEGUNDO.­ Cobrar una deuda  es  un derecho legítimo,
como lo  es  también el  respeto  mutuo a  la  dignidad  entre deudores,
acreedores y sus representantes.

ARTÍCULO TERCERO.­ No establecer contacto con los deudores en
horarios y lugares que resulten inadecuados para el cobro.  Se consideran
adecuadas las comunicaciones que ocurran a partir de las 6:00 a.m. hasta
las 11.00 p.m., hora local del domicilio del deudor.

ARTÍCULO CUARTO.­ En el ejercicio del derecho al cobro, se evitará
hacer uso de lenguaje  obsceno  o  de palabras  altisonantes  al  establecer
comunicación  con el deudor,  sus  familiares,  amigos o  compañeros  de
trabajo.
Las  comunicaciones  telefónicas  deberán hacerse con  la  finalidad  de
negociar el  pago  de las  deudas  y  no con  la intención de  molestar o
amenazar a los deudores o a las personas que atiendan dichas llamadas.

ARTÍCULO QUINTO.­ No se podrán hacer publicaciones, tales como
“lista negra de deudores” y tampoco  establecer registros  especiales,
distintos a  los que prescriben las  leyes,  para hacer del  conocimiento
general la negativa de pago de los deudores.

ARTÍCULO SEXTO.­ Las empresas de cobranza o sus colaboradores,
bajo ninguna circunstancia, deberán ostentarse como  representantes  de
órgano jurisdiccional u otra autoridad, o como parte de un consorcio legal,
si no es el caso.

ARTÍCULO SÉPTIMO.­ No  engañar al  deudor con  el  argumento  de
que  al  no pagar su deuda, comete delito sancionado  con privación de  la
libertad,  ni  hacerle creer con  falsos escritos  de  demanda o de
notificaciones judiciales, que se ha iniciado un juicio en su contra.

ARTÍCULO OCTAVO .­ No se deberán hacer ofrecimientos tales como
quitas,  descuentos o cancelación de  intereses o comisiones, con  la
finalidad de obtener el  pago de  la deuda,  de  no estar debidamente
autorizado por el acreedor, o hacerle creer al deudor que podrá gozar de
dichos beneficios, de no existir dicha posibilidad.

ARTÍCULO NOVENO.­ En los casos en que, como resultado de las
gestiones  de  cobranza, el  deudor acceda  al  pago  de  la  deuda,  las
empresas de cobranza deberán documentar por escrito  los compromisos
adquiridos,  cuando  lo  requiera  el  acreditado  o  lo  considere pertinente  la
empresa, debiendo constar la rúbrica de ambas partes. El representante de
la empresa  acreditará tal  carácter con  la  documentación en que se  le
faculte para llevar a cabo la recuperación del adeudo.

ARTÍCULO DÉCIMO.­ Las  empresas  de cobranza  deberán estipular
en los convenios de pago que celebren con los deudores, los compromisos
adquiridos en la negociación que se acuerde, señalando  los  términos y
condiciones en  que  se  llevarán  a  cabo  los pagos, obligándose  a
proporcionar escrito de finiquito o de liquidación  de adeudo,  en  caso  de
condonación  o quita, al  cumplirse la  obligación. Dichos  documentos
deberán suscribirse por persona facultada por el acreedor.

ARTÍCULO  DÉCIMO  PRIMERO.­ Hacer todo aquello  que pueda
ayudar a los deudores a encontrar la solución a su problemática financiera,
para el  cumplimiento de  su  adeudo,  dentro  de los márgenes  de
negociación autorizados por los clientes.

ARTÍCULO  DÉCIMO  SEGUNDO.­ No incrementar las  deudas con
cargos no autorizados por la legislación vigente o por el contrato celebrado
entre el deudor, el otorgante de crédito o el acreedor.

ARTÍCULO DÉCIMO TERCERO.­ No utilizar formas o papelería que
simulen instrumentos legales.  Los gestores no deben hacerse pasar por
representantes legales si no lo son y tampoco utilizar nombres falsos.

ARTÍCULO  DÉCIMO  CUARTO.­ No enviar correspondencia a  los
deudores con leyendas exteriores que mencionen que el comunicado trata

específicamente de una cobranza. Lo anterior no obliga a las empresas a
omitir mencionar su nombre o razón social, en su calidad de remitente.
Evitar el  envío  de  cartas  o cualquier medio  escrito que  den motivo a
descalificar la actuación de  las empresas  de cobranza en  las que se
efectúen manifestaciones que por su  contenido,  constituyan excesos que
no se apeguen a la verdad, a la ley, a las buenas costumbres o que sean
contrarias a la ética profesional.

No utilizar cartelones,  anuncios  o cualquier medio  impreso  en  lugares
públicos, o en el exterior de los domicilios de los deudores, en los que se
haga referencia a su adeudo.

ARTÍCULO DÉCIMO QUINTO.­ No contactar por cualquier motivo o
medio, a deudores cuyos asuntos hayan sido retirados de la asignación de
las empresas de cobranza.

ARTÍCULO  DÉCIMO  SEXTO.­ Las empresas de  cobranza, por
conducto de quienes gestionen el cobro, deberán proporcionar al deudor,
de requerirlo,  toda  la  información  disponible sobre  la integración  de  su
saldo.

ARTÍCULO DÉCIMO SÉPTIMO.­ Las empresas de cobranza deberán
ser receptoras de las quejas, comentarios o sugerencias de los deudores.
Para tal efecto, dispondrán de los medios necesarios para darles trámite y
en su caso, solución,  informando  del  resultado cuando proceda,  al
interesado.

ARTÍCULO DÉCIMO OCTAVO.­ Las empresas de cobranza que sean
propietarias de  carteras que por su naturaleza,  deban  reportarse a  las
Sociedades de Información Crediticia, lo efectuarán conforme a las leyes
aplicables  a  dichas  sociedades, con la  finalidad de que se  actualice la
información respecto de los deudores que hayan cumplido con sus pagos.

ARTÍCULO  DÉCIMO  NOVENO.­ En los casos de procedimientos
judiciales en  que  se  hayan embargado bienes y  que  hayan  concluido en
pago del  adeudo,  se  deberá dar aviso  por los conductos  legales
correspondientes.

Versión PDFhttp://portalif.condusef.gob.mx:8060/cobranza/PDF/codigo_etica.pdf

¿Suena bien no? desafortunadamente esto no es una LEY, sino que se trata de simples recomendaciones que utilizan los despachos de cobranza cómo una medida «autorregulatoria» la cual los cobradores NO están obligados a acatar y por lo tanto (en la inmensa mayoría de los casos) los cobradores la ignoran y actúan de forma por completo contraria.

Así las cosas, este «código de ética» no queda más que en puras «buenas intenciones» y nada más. Para cuestiones prácticas cómo medio de defensa para el deudor sencillamente no funciona…

Para variar.

Lee: El Economista y Defensa Del Deudor: La guía de defensa vs DespachosLa Guía del Deudor