Defensa Del Deudor, S. C.

Los términos más utilizados por los cobradores

Estos son los términos mas utilizados por los despachos de cobranza, para tratar de intimidar al deudor, y que no implican acciones judiciales (pero hacen pensar al deudor que es algo serio).
La mayoría de los despachos de cobranza utilizan los siguientes términos para hacer pensar al deudor que su asunto ya llegó a un proceso legal, pero en realidad no es así, ya que muchas de estas palabras tienen un significado de las actividades cotidianas que realizamos todos nosotros.

Demandar

La palabra demandar hace referencia a una solicitud, petición, súplica o pedido. Aquel que demanda solicita que se le entregue algo. Por ejemplo: “Los usuarios demandan una respuesta al gobierno por el mal servicio del transporte”.
Pero también se le puede dar el contexto de “Emprender una acción judicial contra una persona o una entidad para reclamarle algo”. Por ejemplo: “el propietario demandó al inquilino ante el juez por impago del alquiler”.

Exhortar

Inducir a uno con palabras, razones y ruegos a que haga o deje de hacer alguna cosa, por ejemplo: “Exhortamos a los ciudadanos a que ejerzan su derecho al voto”.
Pero también se puede emplear la palabra exhorto como “Comunicación que libra un juez a otro de igual categoría para que ordene dar cumplimiento de lo que se le pide.”

Diligencia

Puede tomar los siguientes significados

1. Cuidado y actividad en ejecutar algo.

2. Prontitud, agilidad, prisa.

3. Trámite de un asunto administrativo, y constancia escrita de haberlo efectuado.

4. Coche grande, dividido en dos o tres departamentos, arrastrado por caballerías y destinado al transporte de viajeros.

Por ejemplo: “Completo la diligencia que me pidió el doctor y después regresó a casa”, “La diligencia me llevó tres horas, pero ya he terminado”.
Pero también se refiere a:

5. Actuación de un órgano judicial para la ordenación del proceso.

Extrajudicial

Que se hace o trata fuera de la vía judicial. Ejemplo: procedimiento extrajudicial.
En términos generales, también se considera demanda extrajudicial el envío de una carta de cobro a un deudor para que se acerque a la oficina del abogado cobrador a firmar un convenio de pago. Lo pactado se considera también extrajudicial, porque no genera obligaciones legales, porque no tienen la fuerza de una decisión judicial o sentencia proferida por un juez en un juzgado.

Dictaminación (Dictaminar)

Curiosamente esta palabra solo es utilizada en nuestro país y su significado es: “Proceso en el cual se examina algo para emitir un dictamen”, por ejemplo: “El comité de la escuela dictamino que es procedente la expulsión del alumno”, o, Emitir una persona una opinión o juicio sobre un determinado tema del que es experto, por ejemplo “El médico forense dictaminó la hora de la muerte”.

Notificar o Notificación

Notificación es la acción y efecto de notificar, que significa comunicar formalmente una resolución o dar una noticia con propósito cierto.
Notificar significa “Hacer saber una cosa a alguien siguiendo ciertas formalidades”. Por ejemplo “Se debe de notificar al solicitante que su petición fue aceptada por la dirección general”

 

Y tantas más que les han hecho llegar por medio de cartas, mensajes, llamadas telefonías y visitas. Pero si antes de entrar en pánico leen detenidamente y le dan el enfoque correcto verán que siguen siendo palabras sin valor legal.
Se me olvidaba una frase muy famosa

Negativa de Pago

Este termino no existe, es una aportacion de los despachos de cobranza.
Recuerda que el único que tiene la facultad de iniciar un proceso judicial en tu contra por la deuda que presentas sería tu acreedor directamente y nadie más. En pocas palabras, los despachos de cobranza no tienen poder de demandarte judicialmente.
Saludos.

www.defensadeldeudor.org
(Texto tomado en parte del original de nuestro asesor: yo_deudor)

¿Cómo acabar con mis deudas?

Cuando se tienen deudas que ya no se pueden pagar, existen opciones para poder liquidarlas. Es cuestión de entender a la perfección, cual es la mejor opción para que puedas salir de tus deudas:

¡Acaba con tus deudas!

El primer paso antes que nada, es hacer cuentas. Saber exactamente cuanto es lo que ganamos, cuanto gastamos y ver en que podemos ahorrar. Ante esta situación de evidente emergencia financiera, tratar de eliminar el gasto hormiga y cualquier fuga de capital es vital para alcanzar nuestro objetivo en el menor tiempo posible. Escucha lo que platicamos con el periódico EL UNIVERSAL al respecto: aquí

¿En qué nivel de morosidad estás?

Obtén tu reporte en el buró de crédito

El buró de crédito tiene mala fama, pero toda en base a mitos. El buró no castiga ni niega créditos, sólo es una base de datos donde se refleja información muy importante respecto a tus créditos y a como vas con tus pagos en ellos. Ahí puedes saber cuanto debes, si tu deuda ya fue vendida a un despacho e incluso, si ya existe una demanda en tu contra. El reporte es gratuito una vez al año y lo puedes obtener a través de internet. Más detalles Aquí

  • Nivel 1 (bajo). Cuando el problema apenas comienza, por ejemplo, si eras un pagador totalero y por diversas circunstancias ahora sólo pagas el mínimo, pero consideras que no podrás sostener esta situación, la recomendación es acercarte a tu acreedor y solicitar un plan personal de pagos o una reestructura.
  • Nivel 2 (medio). Si tienes tres meses sin pagar tus deudas porque no te alcanza, se puede acudir a la institución financiera y buscar una quita, ello significa un descuento de tu deuda, el pago lo tienes que hacer en una sola exhibición.
  • Nivel 3 (alto). Si llevas más de seis meses sin pagar ya no será posible reestructurar la deuda pero se podrá negociar alguna oferta para que se pueda liquidar la deuda. En algunos casos, es posible que pasen tu cuenta a un despacho externo de cobranza quien tratará de recuperar el crédito con toda clase de prácticas intimidatorias.
  • Nivel 4 (juicio). Si tu situación ya llegó a un juicio mercantil es necesario que tengas un abogado, que dé inicio a tu defensa y buscar algún convenio de carácter judicial para que puedas pagar tu deuda. En caso de haber embargo de bienes o de salario, se tendrá que buscar la forma de destrabar dicho embargo para que no peligren tus bienes.

IMPORTANTE: Si ya estás “sacando de una tarjeta para pagar otra”, buscando préstamos para pagar deudas o empeñando tus cosas, ¡ALTO! Hacer un hoyo para tapar otro solo te hundirá más.

Salidas de emergencia

De entrada existen para los clientes dos opciones para solucionar una condición de morosidad: reestructurar o negociar una quita (un descuento en la deuda). La conveniencia de cada una dependerá del monto de la deuda, el flujo de efectivo del deudor y el tiempo que se lleve sin pagar la deuda.

Desde el primer día de atraso el banco buscará que el cliente se regularice. Lo llamará por teléfono para acordar simplemente que se ponga al corriente.

Posteriormente vendrá la cobranza externa o extrajudicial. Es importante señalar que esta cobranza no tiene ningún tipo de alcance legal, aunque muchas veces los cobradores amenacen al deudor con “cárcel”, “embargos” y otras cuestiones. Ellos (los cobradores), legalmente no tienen poder de hacerle nada al deudor. Lee: La guía anti despachos

Solo el acreedor directamente podrá dar inicio a un proceso legal para recuperar su dinero, pero es un riesgo que se puede controlar y manejar en base a una estrategia adecuada y bien llevada. De esto hablamos para el periódico EL UNIVERSAL: aquí

¿Cual es la mejor opción para pagar mis deudas?

Eso depende directamente del tiempo que se lleve sin pagar y de tu capacidad de pago. Si aún no se cae en mora legal (menos de 90 días desde el último pago), se podrá buscar reestructurar nuestra deuda por medio de un plan personal de pagos. En caso de llevar ya más de 91 días sin pagar, estaremos entonces en mora legal y ya no podrá ser posible llegar a un acuerdo para reestructurar nuestra deuda. El mejor camino en estos casos es buscar una quita. Lee el reportaje donde hablamos respecto a la quita: aquí

Negociar una reestructura (Menos de 90 días de atraso)

Significa que el banco cancelará la deuda y generará un nuevo contrato con otras condiciones.  Se toma toda la deuda se calcula una amortización que incluye capital e intereses y se divide en pagos fijos. El tiempo depende de la liquidez del cliente, puede ser a 12, 18, 24 y hasta 60 meses.

Con la reestructura el producto de crédito original se cancela y el cliente debe firmar un nuevo contrato para abrir un nuevo producto. Es importante señalar, que dependiendo del plazo de tiempo, el monto adeudado final podría subir a más del doble de la deuda original. Aquí puedes encontrar nuestra calculadora de reestructuras y así hacer una proyección de que tanto podría subir tu deuda en base a la misma.

Otro problema que presenta la reestructura, es que muchas veces el deudor tiene múltiples deudas con este y con otros acreedores, lo que imposibilitaría el poder pagar todas esas deudas reestructuradas, esto por la muy baja capacidad de pago que presenta el deudor en estos momentos.

Negociar una quita (Más de 91 días de atraso)

Cuando el endeudamiento es severo con más de seis meses de atrasos el cliente por medio de su representante, o él mismo directamente, puede negociar con el banco una quita o descuento en la deuda. Pero el deudor debe estar consciente de que esta opción implica generar una nota regular en su historial ante el buró de crédito, lo cual limitará la posibilidad de tener un préstamo de alguna institución. La quita la puede proponer el cliente o su representante legal, el banco o los despachos de cobranza, comisionados por los bancos para recuperar su cartera vencida.

La gran ventaja de la quita, es que (dependiendo del tipo de acreedor), se podrán negociar descuentos de hasta un 90% directamente sobre el monto adeudado, el problema se presenta en lo complicado de la negociación y en los riesgos legales que conlleva el dejar de pagar por un tiempo nuestra deuda.

Dificultades y riesgos de la quita

Por lo tanto, lograr un descuento no es sencillo. Al banco no le conviene puesto que no es un negocio tan atractivo que tener un crédito a tasa revolvente. Por ello es recomendable buscar asesoría legal y financiera para poder negociar con el banco.

Además (como comentábamos arriba), el tiempo es un factor que complica aún más todo, ya que para el deudor, incluso reunir el dinero necesario para negociar sus deudas por medio de quitas le puede llevar varios meses y eso implica un riesgo que puede ser de “bajo” a “elevado”, de que el acreedor o los acreedores decidan proceder legalmente en contra del deudor.

En esta guía, encontrarás los factores de riesgo que implica deberle a los principales acreedores del país, en relación al monto adeudado y a su agresividad en ese sentido (entre otra información relevante): Clic aquí 

Otra cuestión que eleva aún más el riesgo para el deudor, son los cambios legales derivados de la Reforma Financiera y del dictamen de la Suprema Corte de Justicia en relación al embargo de sueldos: Aquí y aquí

Aún así, la quita puede ser la mejor opción (tomando las medidas necesarias)

Con una estrategia bien diseñada, ese riesgo se puede mantener bajo control y así, evitar cualquier problema legal mientras se logra negociar con nuestro acreedor.

Si el banco o despacho de cobranza aceptó algún descuento en su deuda, todo debe quedar plasmado por escrito. Lo recomendable es elaborarse una carta convenio que establezca el monto de la deuda con descuento, tiempos, fechas, etcétera.

En este artículo en el que hablamos para el periódico EL ECONOMISTA, podrás saber más al respecto: Blinde sus pagos con una carta convenio.

Es muy importante no tomar la negociación a la ligera, pues 7 de cada 10 ofrecimientos para liquidar una deuda por medio de una quita ofrecidos por despachos de cobranza e incluso por el mismo acreedor, son falsos. El cobrador buscará obtener sus comisiones y cumplir con sus metas mensuales a cualquier costo, y muchas veces “inventan” descuentos para engañar al deudor y así lograr que este haga un pago sobre su deuda, el cual será para cubrir únicamente intereses y muy poco del capital.

Por eso es muy importante seguir al pie de la letra el ABC de la negociación:

abc negociacion

Para saber más lee: ¿Cómo hacer una negociación correctamente?

Tú no tienes que atravesar este proceso solo. Un asesor de nuestra organización, especialista en la materia, puede evaluar tu situación, responder tus preguntas, examinar cuáles son tus opciones, priorizar tus deudas y ayudarte a preparar la mejor estrategia para que puedas liquidar tu préstamo.

________________________________________________

Si las deudas se han convertido en un problema en tu vida, contáctanos, podemos ayudarte.

Defensa Del Deudor, SC.

contacto@dddmx.org

(0155) 4440 0690, 8464 3885, 8464 4900

www.defensadeldeudor.org

Video: ¿Qué es Defensa Del Deudor?

Programas de radio de asesoría en vivo, lunes 3 pm y jueves 9 pm: www.radioddd.org