Defensa Del Deudor, S. C.

UBER VS TAXI Round 2

image

En este conflicto de intereses para ambos bandos, pero que al final al que terminará por afectar o beneficiar al usuario, lo lógico y que daría una solución eficaz al problema, no sería subir los costos por parte del GDF para Uber, sino bajar los costos a los taxis, pero…

El gobierno de Miguel Ángel Mancera lo que hace es administrar el problema, y repite la fórmula de Napoleón: “Si quieres solucionar un problema, nombra un responsable; si quieres que el problema perdure, nombra una comisión”. Y en efecto, esa comisión es la que ha nombrado Mancera, y el Senado no se ha quedado atrás. Resolver el asunto sería muy fácil en un estado de derecho, pero resulta muy complicado hacerlo en el Distrito Federal y en el país.

De entrada, la lógica aconseja que la primera medida sea bajar los requisitos a quienes quieren prestar el servicio de taxi, no subirlos a Uber. Se requiere un periodo de transición con los taxistas que ya se vieron obligados a sufragar la corrupción del gobierno de la ciudad, y retribuirles con dinero o con exenciones fiscales, vales de gasolina y algunos otros estímulos. Sólo así se podría empezar de nuevo, haciendo de esta crisis una oportunidad para combatir la corrupción –la experiencia comparada está llena de ejemplos de buenas prácticas dignas de registro– y privar de los beneficios de ese periodo de transición a los políticos y personajes públicos que, usando sus cargos o relaciones, poseen, prestanombres de por medio, cientos o miles de placas de taxi.

De este modo, las cosas podrían empezar a cambiar. Por desgracia, reconozco que es un buen deseo mío, porque el gobierno de Mancera es parte del problema, no de la solución. Como en toda democracia, en el ámbito federal deben eliminarse los cotos de exclusividad a los taxis de aeropuertos, que son carísimos, para que cualquiera pueda dejar y recoger pasaje allí, como sucede en Estados Unidos. En este aspecto también debería existir un periodo de transición, exceptuando a los políticos y personajes públicos que lucran con el visto bueno de las autoridades del aeropuerto y de las centrales de autobuses, en perjuicio de los pasajeros.*

Para variar, la autoridad en lugar de velar por el bienestar de la ciudadanía, seguramente terminará por cargar su posición hacia su propio beneficio, con miras puramente recaudatorias, imaginando “cuanto dinero podrá dejar Uber con los costos que posiblemente les imponga para que pueda seguir operando en la ciudad”.

Ojalá y todo se haga correctamente. De lo contrario será un mal precedente, un mal para el ciudadano y un mal para variar.

*Proceso

www.defensadeldeudor.org

¿Cómo usar UBER y no morir en el intento? ¿Qué es UBER y con qué se come?

De unos meses para acá, las empresas de chofer privado de pasajeros por medio de una aplicación para smartphone o tablet han tenido un gran auge en la ciudad de México. En el D.F. actualmente operan dos empresas que prestan este servicio: UBER y Cabify. Varios lectores nos han enviado correos y mensajes preguntándonos acerca de como operan estas empresas y si de verdad el servicio que proporcionan es bueno.

Para averiguarlo, en Defensa Del Deudor descargamos la App de UBER e hicimos la prueba por varias semanas, para un total de 10 viajes a distintos puntos de la ciudad y estos fueron los resultados.

El sistema que usa UBER es bastante sencillo: Se descarga su aplicación directamente desde App Store (para iOS) o desde Google Play (para Android), uno se registra con su nombre y la tarjeta de crédito con la que se realizarán los pagos de los viajes contratados. Investigando un poco confirmamos que esos datos se encuentran protegidos y encriptados por un sistema bastante robusto de seguridad. No olvidemos que UBER es una empresa que opera a nivel internacional y es muy cuidadosa en ese aspecto.

Además, investigamos sobre el seguro que cubre tanto a la unidad, así como al chofer y por supuesto a los pasajeros. UBER no autoriza a ningún chofer para que use su aplicación o nombre sin antes realizar una serie de exámenes a la persona que solicita unirse a su plataforma: toxicológicos, conocimiento de la ciudad, que no tenga antecedentes penales, que cuente con un seguro que cubra al vehículo, al chofer y a sus ocupantes, entre otros.

En cuanto al asunto de los impuestos, UBER paga impuestos como cualquier otra empresa privada y expide factura al pasajero que se la solicita.

Así las cosas, nos dimos de alta, ahora veamos cómo funciona…

11270081_846702278737242_1856629453_n

Abrimos la aplicación…

11350005_846702258737244_1188871593_n

Pedimos el servicio. Uno puede mover el alfiler para indicar exactamente en donde queremos que nos recoja UBER, además de que nos indica por medio del mapa, los UBER disponibles en la zona y el tiempo estimado que tardará el UBER en recogernos…

11297901_846702232070580_882198920_n

Una vez solicitado el servicio, hay que indicar la dirección o el lugar al que nos van a llevar…

11297904_846702212070582_1511227423_n

Hecho esto el UBER es solicitado. Para mayor seguridad, en la pantalla aparece la foto del chofer que nos dará el servicio, así como las placas y el tipo de automóvil que nos recogerá. Uno hasta puede compartir el tiempo su viaje con algún familiar o amigo y este podrá seguirnos en todo momento, siempre y cuando también tenga instalada la aplicación.

11352520_846702165403920_1008976196_n

El UBER en este caso tardó unos 6 minutos en llegar por nosotros. La unidad se encontraba en muy buen estado, muy limpia y cuidada. El chofer muy atento nos abrió la puerta del coche y ya adentro, nos ofreció una botella con agua. Nos preguntó si la ruta que le indicaba UBER por medio de su smartphone era adecuada para nosotros o si preferimos una ruta diferente.

Partimos. Durante el inicio del trayecto nos preguntó si queríamos que encendiera el aire acondicionado y si queríamos escuchar alguna música en particular. En ambos casos le dijimos que sí.

El chofer muy educado en todo momento durante el trayecto, el viaje fue cómodo y tranquilo.

Llegamos a nuestro destino, en este viaje en particular, dejamos olvidado un teléfono (a propósito) en la unidad (el teléfono no servía, pero queríamos ver que pasaba con los objetos olvidados).

El chofer nos abrió la puerta de la unidad y nos deseo buenas tardes.

Al final del recorrido, uno puede ver el monto que costó el viaje y calificar al chofer y su unidad, así como el servicio, por medio de unas estrellas, de una a cinco dependiendo de la calidad. En este caso dimos cuatro estrellas, solo porque la unidad tardó seis minutos y no cinco en pasar por nosotros (hay que mantener los estándares elevados).

También reportamos el “olvido” del celular en la unidad. A los pocos minutos nos contacto el chofer y nos pasó a dejar el teléfono “olvidado”.

11354941_846701812070622_1869089469_n

También se pueden reportar otros problemas desde la aplicación…

11301456_846701748737295_860599495_n

Solicitar el recibo para pedir factura a UBER. En cuanto a las tarifas, en horario diurno son un poco más elevadas que un Taxi normal, pero en horario nocturno, fueron más bajas por regla general.11267829_846701722070631_458445136_n

Ver otros viajes que hayamos realizado en el pasado, incluso guarda los que tienen más de un año…

11350350_846701955403941_566294559_n

Y esta fue nuestra experiencia usando en este caso los servicios de chofer particular que proporciona la empresa UBER.

Haciendo a un lado el si su servicio opera en un marco legal o no, nuestra experiencia como pasajeros comunes y corrientes fue muy buena. Nos sentimos muy seguros y bien atendidos en todo momento.

No sentimos que sea un servicio que desplace por completo al sector de taxistas en la ciudad, ya que para usar el servicio de UBER se requiere de tarjeta de crédito y de un smartphone más o menos reciente. Pero seguramente si les está ganando algunos pasajeros que buscan una mayor calidad y seguridad en los servicios de traslado.

Lo único que le podemos decir a nuestros amigos taxistas es que se apliquen, mejoren el servicio ya que sabemos que desafortunadamente, la mayoría de los taxistas han bajado bastante la calidad del servicio que prestan en todos los aspectos, y que busquen modernizar su sistema de operación. Hay mucho que se puede trasladar del sistema de UBER al de los Taxis normales, sobre todo lo referente a la seguridad hacia el pasajero. De hecho, algunos taxistas se han organizado y comienzan a usar sistemas similares, tales como: Yaxi o Easy Taxi.

Para mayor información acerca de los servicios que proporcionan UBER o Cabify visiten sus sitios:

UBER y Cabify

Cómo siempre, la Organización Nacional de la Defensa Del Deudor, S.C. investigando e informándote acerca de estos temas que son de gran interés para ti.

www.defensadeldeudor.org