Defensa Del Deudor, S. C.

Diferencias entre Defensa Del Deudor y una “reparadora de crédito”

¿Me conviene una reparadora de deuda? ¿Me conviene una reparadora de deuda?

Muchos mails y mensajes nos han enviado nuestros queridos lectores, donde nos piden que señalemos las diferencias existentes entre la Organización Nacional de la Defensa Del Deudor, S.C. y las “reparadoras de crédito”. Esto porque pueden darse confusiones, ya que en teoría se busca el mismo fin, pero lo que cambia es la forma en la que se consigue ese fin.

Cuando una persona atraviesa problemas para poder liquidar sus deudas comenzará a buscar soluciones, y en ese camino se encontrará con diversas opciones de “ayuda al deudor”. Por supuesto, siempre lo mejor será dejar en manos de profesionales este tipo de asuntos, pues se encuentra en juego el patrimonio del deudor y su estabilidad financiera al corto, mediano y largo plazo. Entonces lo ideal será encontrar opciones que realmente sean una solución, y no que se conviertan en un problema más después. Las opciones existentes en México son básicamente 2_las reparadoras de deuda y la Organización Nacional de la Defensa Del Deudor, SC Ahora la pregunta es: ¿Cuál conviene más? ¿Una reparadora? La realidad es que las reparadoras ofrecen “mucho”, pero al final, cumplen con muy poco de lo ofrecido y a un costo muy alto.

Una Sociedad Civil como Defensa Del Deudor en cambio, maneja políticas de beneficio hacia la gente, pues no busca hacer negocio con su problema, sino ser una opción real, eficaz y económica para terminar con sus deudas.

¿Cuál es la mecánica que usamos para ayudarte a acabar con tus deudas? Clic aquí

A continuación, vamos a estudiar y detallar cuales son los beneficios, obligaciones y costos que manejan las reparadoras de crédito, comparados con lo que ofrecemos aquí en Defensa Del Deudor, SC.

REPRESENTACIÓN LEGAL

En caso de una demanda judicial en contra del deudor, ¿hay defensa y representación legal durante el juicio?

Reparadoras de crédito: NO. En caso de haber demanda en contra del deudor, la reparadora se limitará tan solo a recomendar algún abogado particular, cuyos honorarios correrían a costa del deudor.

Defensa Del Deudor SC: Sí. Evitaremos cualquier embargo de bienes, toda la defensa legal esta cubierta al 100% incluyendo viáticos y transportación de nuestros abogados.

LLAMADAS DE COBRANZA

¿Evitan eficazmente las llamadas de cobranza para el deudor, sus familiares y referencias?

RDC: Más o menos. Ya que no cuentan con ningún sistema que sea 100% efectivo para bloquear esas llamadas.

DDD SC: Sí. Contamos con dispositivos de bloqueo de llamadas, los cuales electrónicamente bloquean los números que el deudor elija. Además, nosotros manejaremos esas llamadas para evitar que el deudor pierda el contacto con esos despachos, ya que muchas veces ofrecen buenos descuentos.

NÚMERO DE EMERGENCIA

Muchas veces el deudor sufre de visitas personales en distintos horarios por parte de cobradores y licenciados de cobranza, ¿hay manera de contactar a algún asesor de la reparadora o de Defensa Del Deudor que apoye al deudor en esos momentos?

RDC: NO. En caso de tener algún problema fuera de horarios de oficina, el deudor estará solo por completo (y en muchos casos hasta dentro de los horarios laborales).

DDD SC: Sí. A todos nuestros afiliados se les proporciona un número telefónico de emergencia, el cual opera 24 x 365. Ante cualquier emergencia, el deudor podrá llamar a ese número telefónico y recibir apoyo total en esos momentos.

COSTOS

Una parte fundamental, ya que estamos hablando de que si una persona deja de pagar sus deudas, es porque atraviesa dificultades económicas serias.

RDC: Las reparadoras son empresas que buscarán obtener las máximas ganancias posibles. Así que los costos por sus servicios son muy elevados, además de que cobran comisiones y penalizaciones, que en muchas ocasiones incrementan el total pagado por el deudor a prácticamente lo mismo que le debía a su acreedor. Las reparadoras cobran una mensualidad por el servicio, además de una comisión del 15% (aproximadamente) al momento de negociar la deuda.

Ejemplo: Si tú debes 100 mil pesos, la reparadora en promedio te va a cobrar 60 pesos mensuales por cada 10 mil pesos que debas, es decir 600 pesos al mes (sin tomar en cuenta el porcentaje de la negociación).

DDD SC: Somos una S.C. sin fines lucrativos. Lógicamente necesitamos recursos para poder funcionar, pero a nuestros afiliados únicamente se les cobran cuotas de recuperación que van en dos sentidos: Una cuota muy baja mensual por concepto de manejo de su caso y un porcentaje de tan solo el 4% al negociar su deuda sobre la cantidad que logremos ahorrarle. Ni un centavo más.

Ejemplo: Si tú debes 100 mil pesos, nosotros te cobraríamos únicamente 278 pesos mensuales (sin tomar en cuenta el porcentaje de la negociación).

DESCUENTOS Y NEGOCIACIÓN

Parte fundamental, pues es lo que terminará por darle solución al problema del deudor.

RDC: Cómo la reparadora se lleva su comisión con base en el monto que el deudor pagaría para liquidar su deuda y no al monto que el deudor se ahorra con el descuento obtenido, los descuentos ofrecidos por las reparadoras nunca son superiores al “70%” y eso en el mejor de los casos. ¡El promedio de comisión que cobra una reparadora por la negociación es del 15%!

Ejemplo: Si tú debes 100 mil pesos por una tarjeta de crédito, y la reparadora “te consigue” un descuento del 70%, le pagarías al acreedor 30 mil pesos y a la reparadora… !9 mil pesos de comisión! Es decir un total de 39 mil pesos.

DDD SC: Nosotros siempre buscaremos el máximo descuento para nuestro afiliado. Por eso precisamente es por lo que el 4% de comisión por la negociación va en relación al monto que le ahorraremos al afiliado, así los descuentos que buscaremos para él van en el promedio del 80%, pudiendo llegar hasta el 90% y en algunos casos al 95%

Ejemplo: Si tú debes 100 mil pesos por una tarjeta de crédito, y nosotros logramos un descuento del 80%, le pagarías a tu acreedor tan solo 20 mil pesos y a nosotros tan solo una comisión de 3,200 pesos por los 80 mil que te ahorramos. Un total de tan solo 23,200 pesos.

AHORRO PARA LIQUIDAR LA DEUDA

¿Ahorrar donde el deudor elija o ahorrar en una cuenta a la que el deudor no tiene acceso? Es un punto muy importante a considerar.

RDC: Obligan al deudor a ahorrar su dinero para negociar su deuda en una cuenta “concertadora” a la cual el deudor NO tiene acceso (pero la reparadora sí e invierte ese dinero obteniendo ganancias del mismo). También se tendrá que ahorrar forzosamente una cantidad fija mensual (en caso de no cumplir se le penaliza). El deudor solo podrá disponer de esos recursos al momento de liquidar su deuda y tampoco ahí tiene acceso a ese dinero, la reparadora “hace el pago de la deuda” al acreedor directamente.

DDD SC: Nosotros entendemos a la perfección que el mayor interesado en acabar con sus deudas es el deudor mismo. Por eso confiamos en él y en que hará su ahorro. Así las cosas, con nosotros el deudor ahorra a su ritmo, las cantidades que él pueda mensualmente y en donde él elija: un banco, caja de ahorro, en su casa, etcétera. Así que el deudor siempre tendrá acceso a su dinero directamente. Nosotros jamás tocaremos un centavo de ese ahorro en ningún momento.

TRANSPARENCIA

¿Cómo sabe el deudor que el descuento obtenido fue el mayor posible o siquiera que fue ese el descuento real? La transparencia en un asunto tan delicado es básica.

RDC: La reparadora hará las negociaciones tras bambalinas. El deudor nunca se entera del monto real negociado con su acreedor. Simplemente un día la reparadora “le comunicará” que ya se hizo el pago de su deuda por un descuento “X”, pero ¿Cómo saber que ese fue el descuento obtenido y no uno mayor?

DDD SC: Nosotros haremos la 8egociación por ti. Ya sea que el acreedor haga un ofrecimiento directamente o por medio de algún despacho de cobranza o que nosotros hagamos el ofrecimiento. Una vez acordado el pago, recibirás de parte del acreedor tu carta convenio, la cual indicará el porcentaje del descuento y el total a pagar. Tú pagarás directamente a tu acreedor, en alguna de sus sucursales, en tu cuenta. ¡Así siempre sabrás cual fue el descuento que obtuvimos para ti!

DURACIÓN DEL CONTRATO

¿Tener que estar forzosamente atado a un servicio por un número determinado de tiempo?

RDC: Con una reparadora, te obligarás a permanecer con ellos por medio de un contrato de plazo forzoso de entre 12 y hasta 48 meses. ¿Y si te quieres “salir antes” porque el acreedor te ofrece algo mucho más atractivo? Te penalizarán con una parte muy importante de tu dinero (recuerda que estás ahorrando con ellos, así que de ahí te lo descontarían).

DDD SC: Con nosotros no hay ningún plazo forzoso. Los deudores que están con nosotros se quedan por el buen servicio y los resultados. Una vez que acabes con tus deudas, se da por terminado tu contrato con nosotros. Así las cosas, el plazo lo pone el deudor mismo.

PENALIZACIONES

A veces la solución se puede convertir en un nuevo problema. ¡No firmes nada sin antes leer con cuidado!

RDC: Si tú no pagas tu mensualidad por su servicio, la reparadora te va a penalizar por cada mes de atraso, y si llegas a tres mensualidades sin pagar, la reparadora se va a cobrar una penalización mayor del dinero que tengas ahorrado con ellos.

DDD SC: Nosotros comprendemos que a veces la gente puede tener algún problema serio y por eso se le podría dificultar el pago de su mensualidad por nuestra ayuda. En ese caso no habrá ningún problema. Simplemente debes dar aviso de esto a nuestra área de pagos y con gusto te esperaremos hasta por tres meses. En caso de que no puedas cumplir con tu pago definitivamente, se daría de baja tu contrato con nosotros sin ninguna penalización económica para ti. Pero eso casi nunca ha pasado, la gente que nos contrata siempre busca no perder su afiliación.

ÁREA JURÍDICA

Estamos ante un problema que tiene aristas legales. Siempre es bueno saber que hay abogados respaldando tu caso.

RDC: Salvo una opción, ninguna reparadora cuenta con un despacho de abogados que represente al deudor y lo asesore en caso de ser necesario.

DDD SC: Sí. Por supuesto que contamos con un área jurídica para apoyar a nuestros afiliados, conformada por abogados de primer nivel y dirigida por un Doctor en derecho. Por medio de esa área jurídica hemos promovido y conseguido que se reformen leyes en beneficio de los deudores de todo el país. Aquí unos ejemplos: Clic aquí, aquí y aquí

___________________________________________________________________________

Estas son algunas de las diferencias que existen entre las reparadoras de crédito y la Organización Nacional de la Defensa Del Deudor, SC. Cabe destacar además, de que para nosotros las personas son eso precisamente: personas. Aquí siempre recibirás un trato humano y buscaremos brindarte el mejor de los servicios.

Al día de hoy hemos ayudado a más de 80,000 personas a que liquiden sus deudas con excelentes descuentos y bajo las mejores condiciones posibles.

Sumado a esto, hemos propuesto y logrado cambios en las leyes en beneficio directo de las personas con problemas para pagar sus deudas y eso es algo que absolutamente ninguna reparadora de crédito ha hecho hasta el momento.

En el siguiente enlace podrás leer más acerca de nuestros servicios y descargar una copia de nuestro contrato de afiliación para que lo puedas leer con calma: Clic aquí, aquí y aquí

Si deseas más información, llámanos: 5544400690 o envíanos un WhatsApp al 5586768307 con gusto te atenderemos.

www.defensadeldeudor.org

¿Por qué la gente deja de pagar sus deudas?

Ya no puedo pagar mis deudas

Martha fue cliente del banco por más de 25 años, tuvo varios créditos con ellos; los cuales siempre pagó puntualmente, pues tenía un trabajo aparentemente estable. Pero un día todo cambio. La empresa en la que laboró toda su vida quebró en 2008 y se quedó de un día a otro sin trabajo. Con sus ahorros pudo medianamente pagar parte de sus deudas, pero también necesitaba dinero para vivir en lo que se colocaba en un nuevo empleo, cosa muy complicada porque Martha tiene más de 50 años. Un día, se dio cuenta de que ya no podía pagar más a los bancos.

Roberto tiene un negocio el cual le permitía tener varias tarjetas de crédito y siempre pagó sin problemas, pero desde hace varios meses sus ventas bajaron dramáticamente, la inseguridad en su estado ha afectado al comercio en general. Ha usado las tarjetas para vivir, y sacado de una, para pagar otra, pero ya llegó al límite. Ya no hay más créditos y su deuda es enorme.

Norma y Enrique pagaban su hipoteca y sus créditos cada mes puntualmente. Hoy ya no pueden hacerlo, uno de sus hijos enfermó gravemente y las cuentas hospitalarias y de medicamentos son muy altas. Ahora mismo han agotado todas sus líneas de crédito, vendieron sus carros y apenas alcanza el dinero para vivir, atender a su hijo y medio pagar la hipoteca de la casa que habitan actualmente.

Manuel, el mayor de tres hermanos, compró un coche por medio de financiamiento para usarlo como taxi. Por desgracia se lo robaron en diciembre pasado y el seguro -por un tecnicismo en el contrato- no le pagó. Ahora se ha quedado sin el trabajo que desempeñaba como taxista y con la deuda del coche. Con dos hijos, una esposa y un tercer hijo en camino, no sabe lo que va a hacer.

Santiago fue a comer a un restaurante con su pareja, al intentar pagar la cuenta, su tarjeta de crédito “no pasó”. Al llamar al banco para saber el porque de esta situación, le informaron que su tarjeta había sido bloqueada pues presentaba varios movimientos irregulares por más de 25 mil pesos (que por supuesto él no hizo). Metió su reclamación por cargos no reconocidos ante el banco como señalan los parámetros, esperó el tiempo que marca la ley para su respuesta, al final, el banco dictaminó que la deuda sí se le podía cobrar. Hoy sigue en proceso su caso ante la CONDUSEF, tiene tres meses de atraso, pues no piensa pagar por algo que él no gastó.

Estos testimonios son solo unos pocos ejemplos de la problemática que atraviesan hoy por hoy, millones de mexicanos que no pueden cumplir con sus obligaciones financieras. En estudios que hemos realizado, la Organización Nacional de la Defensa del Deudor ha comprobado que la inmensa mayoría de las personas que dejan de pagar sus deudas, lo hacen porque “algo pasó”; pérdida del empleo, desplome en sus ventas o una controversia con la institución financiera las principales causas.

Las cifras

Un estudio realizado, durante el primer trimestre del 2015 indica que, de cada diez personas que dejan de pagar sus deudas:

Siete lo dejaron de hacer porque perdieron su empleo, sus ventas bajaron o hubo un evento externo (enfermedad, accidente, etcétera) que los impactó negativamente en sus ingresos de forma severa.

Dos dejaron de pagar porque tienen algún tipo controversia con la institución financiera, como cargos no reconocidos o seguros no contratados.

Finalmente, solamente una persona de cada diez, dejó de pagar sus deudas porque simplemente ya no quiere hacerlo.

¿Es el deudor el único culpable de esta situación?

“La falta de cultura financiera es un factor muy importante” nos dice el Dr. Gerardo Venegas, director general del área jurídica de Defensa Del Deudor, “ya que la gente se sobre endeuda porque no conoce su límite máximo de endeudamiento y además, piensan que su estabilidad económica será algo permanente, cuando eso es muy difícil que suceda, dadas las circunstancias de inestabilidad financiera que atraviesa el país en estos momentos.” señala y continua: “Claro está, también los bancos y demás empresas que otorgan créditos tienen gran parte de la culpa, pues ofrecen créditos a la ligera, sin percatarse antes de la capacidad de pago del cliente”, afirmó.

¿Qué hacer cuando se quiere, pero ya no se puede pagar una deuda?

El primer paso es aceptar esta situación. Nunca pagar deudas viejas contrayendo deudas nuevas, pues eso es hacer un hoyo para tapar otro y no solucionará nada al mediano o largo plazo, al contrario, solo incrementará la deuda de forma importante. Aceptar que ya no podemos pagar nuestras deudas a tiempo es lo ideal.

Después hay que valorar los alcances legales que puede tener nuestro problema. “Medir el nivel de riesgo de demanda del deudor es fundamental para poder proteger sus bienes jurídicamente hablando” dice el Dr. Venegas; “saber cuanto tiempo se lleva sin pagar, cuanto dinero debe, tipo de acreedor y también el tipo de crédito que ya no se puede pagar, nos dirá cual es su nivel de riesgo de ser demandado por su acreedor” dice y agrega: “Un nivel de demanda alto, requerirá seguir una estrategia más agresiva y puntual por supuesto”, comenta.

Lee: Niveles de riesgo de demanda dependiendo de cada acreedor

Ya una vez definida una estrategia a seguir, el deudor tendrá un camino bien definido para acabar con sus deudas, no importa el tipo o monto de las mismas. Reestructurar la deuda o buscar negociar una quita o descuento son dos de las opciones que se podrán contemplar -entre otras- dependiendo de cada caso.

El Dr. Venegas añade: “Lo importante es que el deudor sepa que siempre habrá opciones viables financiera y jurídicamente hablando para que pueda pagar sus deudas, de acuerdo a su situación particular. Aquí no le vamos a ayudar a nadie a que no pague, sino todo lo contrario, le vamos a ayudar a la gente a que pague, pero de una forma que se acomode a sus circunstancias financieras actuales”, finalizó.

El acreedor (el que sea), siempre buscará llegar a algún acuerdo con el deudor mucho antes de iniciar un proceso judicial en su contra. Solamente hay que tener un plan bien definido y estructurado para alcanzar la meta: pagar sus deudas.

Aquí en la Organización Nacional de la Defensa Del Deudor, SC. tenemos más de seis años trabajando y hemos ayudado a más de 17 mil personas a acabar con sus deudas, siempre logrando para todos ellos convenios justos, para que paguen sus deudas con cantidades que se acomoden a su bolsillo y en el tiempo que necesiten.

¿Quieres saber más acerca de como te podemos ayudara acabar con tus deudas? Lee esto:  Clic aquí

http://www.defensadeldeudor.org

¿Cómo acabar con mis deudas?

Cuando se tienen deudas que ya no se pueden pagar, existen opciones para poder liquidarlas. Es cuestión de entender a la perfección, cual es la mejor opción para que puedas salir de tus deudas:

¡Acaba con tus deudas!

El primer paso antes que nada, es hacer cuentas. Saber exactamente cuanto es lo que ganamos, cuanto gastamos y ver en que podemos ahorrar. Ante esta situación de evidente emergencia financiera, tratar de eliminar el gasto hormiga y cualquier fuga de capital es vital para alcanzar nuestro objetivo en el menor tiempo posible. Escucha lo que platicamos con el periódico EL UNIVERSAL al respecto: aquí

¿En qué nivel de morosidad estás?

Obtén tu reporte en el buró de crédito

El buró de crédito tiene mala fama, pero toda en base a mitos. El buró no castiga ni niega créditos, sólo es una base de datos donde se refleja información muy importante respecto a tus créditos y a como vas con tus pagos en ellos. Ahí puedes saber cuanto debes, si tu deuda ya fue vendida a un despacho e incluso, si ya existe una demanda en tu contra. El reporte es gratuito una vez al año y lo puedes obtener a través de internet. Más detalles Aquí

  • Nivel 1 (bajo). Cuando el problema apenas comienza, por ejemplo, si eras un pagador totalero y por diversas circunstancias ahora sólo pagas el mínimo, pero consideras que no podrás sostener esta situación, la recomendación es acercarte a tu acreedor y solicitar un plan personal de pagos o una reestructura.
  • Nivel 2 (medio). Si tienes tres meses sin pagar tus deudas porque no te alcanza, se puede acudir a la institución financiera y buscar una quita, ello significa un descuento de tu deuda, el pago lo tienes que hacer en una sola exhibición.
  • Nivel 3 (alto). Si llevas más de seis meses sin pagar ya no será posible reestructurar la deuda pero se podrá negociar alguna oferta para que se pueda liquidar la deuda. En algunos casos, es posible que pasen tu cuenta a un despacho externo de cobranza quien tratará de recuperar el crédito con toda clase de prácticas intimidatorias.
  • Nivel 4 (juicio). Si tu situación ya llegó a un juicio mercantil es necesario que tengas un abogado, que dé inicio a tu defensa y buscar algún convenio de carácter judicial para que puedas pagar tu deuda. En caso de haber embargo de bienes o de salario, se tendrá que buscar la forma de destrabar dicho embargo para que no peligren tus bienes.

IMPORTANTE: Si ya estás “sacando de una tarjeta para pagar otra”, buscando préstamos para pagar deudas o empeñando tus cosas, ¡ALTO! Hacer un hoyo para tapar otro solo te hundirá más.

Salidas de emergencia

De entrada existen para los clientes dos opciones para solucionar una condición de morosidad: reestructurar o negociar una quita (un descuento en la deuda). La conveniencia de cada una dependerá del monto de la deuda, el flujo de efectivo del deudor y el tiempo que se lleve sin pagar la deuda.

Desde el primer día de atraso el banco buscará que el cliente se regularice. Lo llamará por teléfono para acordar simplemente que se ponga al corriente.

Posteriormente vendrá la cobranza externa o extrajudicial. Es importante señalar que esta cobranza no tiene ningún tipo de alcance legal, aunque muchas veces los cobradores amenacen al deudor con “cárcel”, “embargos” y otras cuestiones. Ellos (los cobradores), legalmente no tienen poder de hacerle nada al deudor. Lee: La guía anti despachos

Solo el acreedor directamente podrá dar inicio a un proceso legal para recuperar su dinero, pero es un riesgo que se puede controlar y manejar en base a una estrategia adecuada y bien llevada. De esto hablamos para el periódico EL UNIVERSAL: aquí

¿Cual es la mejor opción para pagar mis deudas?

Eso depende directamente del tiempo que se lleve sin pagar y de tu capacidad de pago. Si aún no se cae en mora legal (menos de 90 días desde el último pago), se podrá buscar reestructurar nuestra deuda por medio de un plan personal de pagos. En caso de llevar ya más de 91 días sin pagar, estaremos entonces en mora legal y ya no podrá ser posible llegar a un acuerdo para reestructurar nuestra deuda. El mejor camino en estos casos es buscar una quita. Lee el reportaje donde hablamos respecto a la quita: aquí

Negociar una reestructura (Menos de 90 días de atraso)

Significa que el banco cancelará la deuda y generará un nuevo contrato con otras condiciones.  Se toma toda la deuda se calcula una amortización que incluye capital e intereses y se divide en pagos fijos. El tiempo depende de la liquidez del cliente, puede ser a 12, 18, 24 y hasta 60 meses.

Con la reestructura el producto de crédito original se cancela y el cliente debe firmar un nuevo contrato para abrir un nuevo producto. Es importante señalar, que dependiendo del plazo de tiempo, el monto adeudado final podría subir a más del doble de la deuda original. Aquí puedes encontrar nuestra calculadora de reestructuras y así hacer una proyección de que tanto podría subir tu deuda en base a la misma.

Otro problema que presenta la reestructura, es que muchas veces el deudor tiene múltiples deudas con este y con otros acreedores, lo que imposibilitaría el poder pagar todas esas deudas reestructuradas, esto por la muy baja capacidad de pago que presenta el deudor en estos momentos.

Negociar una quita (Más de 91 días de atraso)

Cuando el endeudamiento es severo con más de seis meses de atrasos el cliente por medio de su representante, o él mismo directamente, puede negociar con el banco una quita o descuento en la deuda. Pero el deudor debe estar consciente de que esta opción implica generar una nota regular en su historial ante el buró de crédito, lo cual limitará la posibilidad de tener un préstamo de alguna institución. La quita la puede proponer el cliente o su representante legal, el banco o los despachos de cobranza, comisionados por los bancos para recuperar su cartera vencida.

La gran ventaja de la quita, es que (dependiendo del tipo de acreedor), se podrán negociar descuentos de hasta un 90% directamente sobre el monto adeudado, el problema se presenta en lo complicado de la negociación y en los riesgos legales que conlleva el dejar de pagar por un tiempo nuestra deuda.

Dificultades y riesgos de la quita

Por lo tanto, lograr un descuento no es sencillo. Al banco no le conviene puesto que no es un negocio tan atractivo que tener un crédito a tasa revolvente. Por ello es recomendable buscar asesoría legal y financiera para poder negociar con el banco.

Además (como comentábamos arriba), el tiempo es un factor que complica aún más todo, ya que para el deudor, incluso reunir el dinero necesario para negociar sus deudas por medio de quitas le puede llevar varios meses y eso implica un riesgo que puede ser de “bajo” a “elevado”, de que el acreedor o los acreedores decidan proceder legalmente en contra del deudor.

En esta guía, encontrarás los factores de riesgo que implica deberle a los principales acreedores del país, en relación al monto adeudado y a su agresividad en ese sentido (entre otra información relevante): Clic aquí 

Otra cuestión que eleva aún más el riesgo para el deudor, son los cambios legales derivados de la Reforma Financiera y del dictamen de la Suprema Corte de Justicia en relación al embargo de sueldos: Aquí y aquí

Aún así, la quita puede ser la mejor opción (tomando las medidas necesarias)

Con una estrategia bien diseñada, ese riesgo se puede mantener bajo control y así, evitar cualquier problema legal mientras se logra negociar con nuestro acreedor.

Si el banco o despacho de cobranza aceptó algún descuento en su deuda, todo debe quedar plasmado por escrito. Lo recomendable es elaborarse una carta convenio que establezca el monto de la deuda con descuento, tiempos, fechas, etcétera.

En este artículo en el que hablamos para el periódico EL ECONOMISTA, podrás saber más al respecto: Blinde sus pagos con una carta convenio.

Es muy importante no tomar la negociación a la ligera, pues 7 de cada 10 ofrecimientos para liquidar una deuda por medio de una quita ofrecidos por despachos de cobranza e incluso por el mismo acreedor, son falsos. El cobrador buscará obtener sus comisiones y cumplir con sus metas mensuales a cualquier costo, y muchas veces “inventan” descuentos para engañar al deudor y así lograr que este haga un pago sobre su deuda, el cual será para cubrir únicamente intereses y muy poco del capital.

Por eso es muy importante seguir al pie de la letra el ABC de la negociación:

abc negociacion

Para saber más lee: ¿Cómo hacer una negociación correctamente?

Tú no tienes que atravesar este proceso solo. Un asesor de nuestra organización, especialista en la materia, puede evaluar tu situación, responder tus preguntas, examinar cuáles son tus opciones, priorizar tus deudas y ayudarte a preparar la mejor estrategia para que puedas liquidar tu préstamo.

________________________________________________

Si las deudas se han convertido en un problema en tu vida, contáctanos, podemos ayudarte.

Defensa Del Deudor, SC.

contacto@dddmx.org

(0155) 4440 0690, 8464 3885, 8464 4900

www.defensadeldeudor.org

Video: ¿Qué es Defensa Del Deudor?

Programas de radio de asesoría en vivo, lunes 3 pm y jueves 9 pm: www.radioddd.org